Fotos: Protestan contra la ley Promesa en Fiestas de la calle San Sebastián
Foto

El comienzo de las Fiestas de la calle San Sebastián estuvo marcado hoy por el predominio del repudio a la legislación Promesa, la junta de control fiscal y la imposición de recortes para pagar la deuda pública de unos 70 mil millones de dólares.

Integrantes del colectivo Se Acabaron las Promesas, que mantiene un campamento frente al edificio federal en Hato Rey, recorrieron la principal ruta festiva del Viejo San Juan al grito de consignas contra el organismo impuesto por Washington al gobierno de Puerto Rico y en rechazo a sus exigencias de la imposición de “mayores sacrificios” a los trabajadores y a la juventud mediante la reducción a casi la mitad del salario mínimo de 7.25 la hora.

En medio de consignas, que encontraban eco en las miles de personas que atestaban la calle San Sebastián de un extremo a otro, los integrantes del colectivo agitaban banderas enlutadas puertorriqueñas como denuncia de la situación que impera en la isla ante la incertidumbre que acecha a los ciudadanos jubilados y a la juventud.

“Esos millonarios guisan de leyes que nunca han dejado nada al pueblo, solo nos empobrecen más quitándonos derechos, aumentando el costo de vida y quitándonos derechos”, denunciaron los miembros del colectivo en una hoja suelta.

Pancartas con denuncias de “Esa deuda es ilegal, No la vamos a pagar”, “Alza tu voz”, “Mujeres a la lucha, que somos muchas”, “Educación y salud primero”, “No a la reforma laboral”, “Ni junta ni colonia” dominaron una amplio tramo de la calle como parte del comienzo de las festividades.

Hasta un gallo, una cabra y un caballo gigantes elaborados con papel maché desfilaron por la emblemática calle denunciando la ley Promesa, el nuevo sistema de control de fiscal denominado Suri y la deuda pública.

Muchos de los asistentes llevaban también camisetas con consignas, que pedían libertad para el prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera, de 74 años, a quien el presidente Barack Obama conmutó su condena el pasado martes, por lo que saldrá en libertad no más tarde del 17 de mayo próximo.

Un cabezudo representando a López Rivera, quien ha pasado 35 años encerrado en prisiones de Estados Unidos condenado por conspiración sediciosa por su lucha por la independencia de Puerto Rico, estuvo presente en la apertura de la tradicional festividad que año tras años atraer a miles de personas al Viejo San Juan.

Elaborado por el Taller Agua, Sol y Sereno, que dirige el experimentado artista Pedro Adorno, la figura del luchador independentista era recibida con gestos de simpatía y solidaridad por los presentes, muchos de los cuales aprovechaban para fotografiarse a su lado.

“Libertad para Oscar”, grito una mujer cuando el cabezudo pasaba por su lado, mientras que Lillian Hernández, de Bayamón, lucía una camiseta con la efigie del revolucionario cubano-argentino Ernesto Che Guevara, que a su vez tiene puesta otra con el rostro de López Rivera.

Hernández aseguró a la agencia Inter News Service que la camiseta con la figura de Che Guevara la elaboró un sobrino de López Rivera.

El comienzo de la celebración, que contó con la presencia de la alcaldesa Carmen Yulín Cruz Soto, acompañada de la teatrera Maritza Pérez Otero, a quien los vecinos del Viejo San Juan dedicaron las fiestas, transcurrió sin incidentes.