Sale a la calle... !pero se orina en casa!
Foto

Uno de los más frustrantes interrogantes sobre el comportamiento de algunos perros es el que voy a narrarte a continuación:

Sales a pasear con tu perro. Él es feliz y lo olisquea todo. No tira de la correa. Le interesa el mundo, mueve la cola y te mira con ojos de adoración. ¡Qué contento está! Tú también te sientes bien, vas paseando tan tranquilo.

Pero hay algo que te llama la atención. Tu perro no hace sus cosas mientras camináis. Qué raro. Quizá piensas que no tiene ganas, y no le das importancia. Quizá intentas invitarlo a hacerlo, pero te mira sin entender nada de lo que le dices.

Al final, nada de nada. Vuelves a casa y tu perro no ha hecho sus cosas ahí fuera. Es extraño. Es… peligroso, te das cuenta de pronto, y justo entonces tu buen amigo peludo da unas vueltas por la casa y deja un bonito charco de pis en el suelo.

 

¡Pero bueno!, exclamas, ¿¡no acabamos de llegar?! ¿¡Por qué ahora?! ¿¡Por qué aquí?! ¡Perro malo, perro muy malo!

Es frustrante e incomprensible para ti, ¿verdad? Bueno, voy a darte algunas razones por las que un animal puede hacer esta cosa tan rara:

Es tímido. Eso significa que prefiere hacer sus necesidades en el cobijo del hogar. Creo que puedes entenderlo; tú no harías pis en cualquier esquina, a la vista de cualquiera, ¿verdad?

Estaba demasiado distraído. Puede pasar que estuviera demasiado ocupado explorando el mundo para acordarse de su vejiga llena.
No quería. Y  punto. Simplemente hay perros que no quieren hacer sus cosas fuera, y quieren hacerlas en casa. Sin más razones que esa.

Ahora bien… para ti es muy cargante. No quieres tu casa llena de pipi y caca, ¿verdad? Como cualquiera, quieres limpieza en el hogar. Pues no te preocupes, porque puedes conseguirlo. ¿Cómo? Muy fácil… enseñándole a tu perro dónde, exactamente, puede hacer esas cosas.

Por Marcos  Mendoza de perroobediente.com