Primos le dan campeonato a Orocovis en el campo traviesa
Foto

La taína de la Universidad del Turabo Carolyn Burgos y el pionero Christian Meléndez de la Pontificia Universidad Católica, se apoyaron y celebraron sus logros en el campo traviesa como primos hermanos en su último año de elegibilidad de la LAI.

El dúo superó los retos que el impuso el huracán María en su natal Orocovis, dejándolos incomunicados por varios días y careciendo de los principales servicios para la sobrevivencia.

Carolyn fue la primera de los primos en competir bajo la carrera de los 5 kilómetros ganando con tiempo de 20:04.21, mientras Christian la apoyaba en áreas cercanas de la competencia cuando calentaba para su compromiso de 10 kilómetros.

“Entrenaba en el parque Monagas en Caguas. Me quedaba por allá (Caguas) haciendo sacrificios. Entrenando por la mañana y por la tarde después de María con escombro, sin luz. Queríamos lograr el objetivo de ser campeones”, narró la madre de una niña de dos años que se divisó en una de las curvas apoyando a su progenitora en el campus de la Universidad de Puerto Rico de Cayey.

La estudiante y aleta del bachillerato de Recreación y Deportes en el Turabo no pudo revalidar como campeona del evento, ya que el trabajo del equipo de las Tigresas de la Universidad Interamericana fue sólido con las tres atletas que marcaron los mejores tiempos para ganar el campeonato.

Sin embargo, se llevó la medalla del segundo lugar junto a Yuranny Longa y Carolyn Figueroa.

Christian sobresalió en su actuación individual por conquistar la victoria con ventaja de aproximadamente 60 metros sobre todos los competidores.

El registro del fondista fue de 35:30.01. La clave del éxito fue dominar las cuestas, tanto en subida como en la bajada, para mantener la distancia entre sus rivales.

El pionero indicó que “que nunca perdió su objetivo. Era buscar entre las primeras tres posiciones.

Nunca me fui del enfoque. Este último (año) tenía que ser la vencida. Gracias a Dios obtuvimos la victoria con todo lo que nos afectó María en el barrio Bauta Abajo de Orocovis donde sufrimos mucho y no podíamos entrenar como debíamos descuidándome bastante”.

Ambos atletas reconocen que, ante las dificultades enfrentadas después del 20 de septiembre con el cumplimiento de sus entrenamientos, pudieron caer en ritmo para dar lo mejor de sí en el evento que se celebró en su septuagésima cuarta edición en la historia de la LAI.

La taína y el pionero volverán al ruedo en las Justas de Atletismo a celebrarse el 27 y 28 de abril en estadio Francisco “Paquito” Montaner en Ponce, donde dirán adiós a su vida de estudiante y atleta.INS


Comenta esta noticia:



.
.
.

.
.