Evalúan restaurar en 85 millones instalaciones deportivas por María
Foto

 La titular del Departamento de Recreación y Deportes (DRD) de Puerto Rico, Adriana Sánchez, evalúa en 85 millones de dólares las pérdidas causadas en las instalaciones dependientes de su negociado por el huracán María.

En una entrevista con Efe en su despacho en la capital, la funcionaria explicó que los trabajos de reconstrucción se estiman en 400 campos deportivos administrados por el DRD, y que van desde canchas grandes, pequeñas, parques recreativos, pistas, centros comunales, piscinas y terrenos.

Sánchez admitió que "todas" las instalaciones del DRD sufrieron algún tipo de daño, desde mayores a menores, pero que al momento, una gran parte de ellas ya recibieron mejoras con piezas que contaba la agencia en su inventario, mientras que otras ostentan "un espacio para mejorar" en su fachada.

La funcionaria explicó que al momento del paso del huracán María, el DRD tenía un listado de 900 propiedades deportivas adscritas a la agencia.

Sin embargo, tras una reunión con los Municipios, las comunidades, FEMA, directivos de las regiones del DRD y cualquier otro grupo de interés que administra las instalaciones, les cuestionaban su documento oficial de titularidad.

Fue así que poco a poco cada uno de los responsables confirmaban administrar las instalaciones, hasta que finalmente el número de propiedades del DRD se redujo a 400.

No obstante, alrededor de 40 del total de instalaciones del DRD, de manera preliminar, están a espera de que la Oficina Central de Recuperación y Reconstrucción (COR3) de Puerto Rico y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) las evalúen y decidan cuáles se restaurarán.

Sánchez explicó que esos 40 proyectos deportivos tienen una mayor prioridad de reconstrucción porque "impactan muchas comunidades" a la vez.

Es por ello que el DRD, según dijo Sánchez, se encuentra "en la etapa" de contratar a una compañía de arquitectura e ingeniería para que dirija los trabajos de reconstrucción a las estructuras deportivas administradas por la agencia.

"Ya le notificamos al CORE los proyectos más sencillos para que nos desembolsen dinero rápido para corregir muchos lugares, y notificamos también los proyectos más complicados, que requerirán unos servicios más técnicos y especializados para llevar a cabo la reconstrucción", indicó la funcionaria.

Sánchez subrayó que a medida que fueron pasando los meses después del huracán María, personal del DRD, en colaboración con voluntarios y comunidades, han ido reparando instalaciones adscritas a la agencia pública, y también canchas de baloncesto en las escuelas públicas -del Departamento de Educación- que fueron afectadas por el ciclón.

"Hemos ido atacando mucho ese sector, porque aunque esas instalaciones no son parte que me corresponderían arreglar ahora mismo, sí son instalaciones que tienen mucho impacto, y les doy mucha prioridad", afirmó.

Sánchez detalló que algunos de los trabajos de reparación en estos centros deportivos o recreativos se realizaron trabajos de pintura, remozo, limpieza y de recogido de escombros.

La funcionaria dijo que en ocasiones obtuvo la ayuda de la Fundación José Juan Barea, del mismo baloncestista puertorriqueños, "impactando otras canchas e instalando focos del servicio eléctrico en otros parques".

En todas partes de la isla, pero específicamente en la zona central o montañosa, otras instalaciones deportivas -no adscritas a la dependencia- fueron totalmente destruidas, por lo que algunas están en plan de demoler.

De estas estructuras que próximamente demolerán, están el Estadio Ydelfonso Solá Morales y el Coliseo Héctor Solá Bezares, ambas en Caguas, municipio cercano a San Juan.

Otros escenarios deportivos que también fueron severamente afectados fueron el Albergue Olímpico de Puerto Rico, en Salinas; el Estadio Jesús María Freire, en Cidra, el Estadio Adolfo Hanni Carrillo, en Naguabo, y el Estadio Félix Millán, en Yabucoa.

EFE


Otra Noticia que te puede interesar
Video: “Roncaba” con un rifle en “Facebook” hoy fue arrestado luego de una persecución en Carolina

 

 

 


(rt ads)


.
.

.
.