24 Días... y 500 noches
Foto

Largos, complicados, lentos y duros 24 días han pasado desde que fuimos golpeados física y mentalmente por el huracán María.  Para quienes hemos enfrentado el día a día aquí y nos proponemos quedarnos en esta tierra nuestra, nuestra a pesar de quienes en pasado y en presente la pretenden, ha sido y continuará siendo un proceso de aprendizaje a las malas.  A todos se nos ha cambiado la vida, a unos más a otros menos y a muchos: demasiado.

La rutina ahora se compone de filas para comprar gasolina, filas para comprar víveres, filas para comprar almuerzo, filas para conseguir agua, filas para reclamar alguna ayuda, tapones que triplican o más el camino al trabajo, cero comunicaciones para quienes viven la realidad de 76 municipios que NO son zona metro. Al llegar a la casa, quienes aún conservan su empleo o hemos logrado algo así como más o menos un trabajito, somos recibidos por la falta de servicios básicos: no agua y no electricidad, a cargar agua, a cocinar con una velita, a consolar a la familia, a tratar de ser alegres como siempre hemos sido, aunque por dentro el alma esté como nuestra tierra: estrujada y herida.

Doy gracias a Dios por haber protegido mi casa, pero igual me duele ver y saber que no ha sido la misma suerte la de miles de familias puertorriqueñas que lo han perdido todo.  Por ellos hay que seguir empujando, tenemos que echar esta isla pa´lante de nuevo, no hay de otra.  No critico a quienes se van por razones de salud, empleo u otras situaciones familiares que pueden acelerar esa salida de Puerto Rico.  Sí repudio vehementemente a quienes se van porque no hay aire acondicionado, porque los restaurantes no están abiertos o porque hay que hacer fila. 

 

En los momentos difíciles de un país es cuando todos debemos hacer patria y devolverle a nuestra tierra lo que nos ha dado por toda una vida.  Abandonar la isla ahora por razones livianas es como si tu madre se enfermase y la dejaras sola porque está enferma y ya no puede prepararte esos ricos platos con los que te crio.  NOT FAIR!!, como dirían allá en las tierras frías.  Van a ser meses duros, de mucho estrés, de privaciones, de mucho trabajo extra, de frustraciones, llantos y corajes…pero somos una raza dura, que nos hemos sobrepuesto a muchos momentos malos y a embates de todo tipo.

No tengo duda alguna de que Puerto Rico renacerá, y no voy a decir que se levantará porque no estamos caídos, estamos abatidos, pero siempre de pie, arrodillados nunca.  Vamos a ser solidarios, a continuar luchando y a aprovechar la adversidad para mejorar como individuos y como sociedad.  Los tiempos mejores ya regresarán, mientras tanto seguimos contando días…porque las noches son muy largas.


(rt ads)

Comenta esta noticia:



.
.
.

.
.