La parálisis del sueño: estar despierto en una pesadilla
Foto

¿Te has despertado en medio de la noche sin poder moverte, sin poder gritar, con una presión en el pecho? ¿Ves sombras, escuchas ruidos o sientes una presencia cerca de tu cama? Pudieras estar experimentando una parálisis del sueno, un estado o condición donde estás consciente pero, como bien indica su nombre, estamos paralizados.

Es como estar despierto en una pesadilla.

Muchos relacionan la parálisis del sueño con las experiencias fuera del cuerpo, y aunque la mayoría de las personas aseguran que las proyecciones astrales son experiencias positivas, existen casos donde he escuchado experiencias aterradoras.

Se ha dicho que el miedo a la posesión es uno de los peligros de los viajes astrales. Cuando comenzamos la proyección astral es probable que nos sumerjamos en planos inferiores. Al igual que en cualquier otro plano de existencia, hay entidades en el plano astral cuya única misión es engañar, asustar y manipular al viajero. Los que experimenten el viaje astral por primera vez son mas propensos a atraer esas entidades.

“Algo se me había montado en el pecho. Estaba en la cama pero no me podía mover. Por más que trataba de moverme, no podía. Tienes la sensación de que estás despierto. Sabes que es un sueño y quieres despertar, pero no puedes. Es aterrador”.

Así describió uno de mis clientes su pavorosa travesía durante un viaje astral. Son muchos los que han experimentado algo semejante. No fue hasta hace poco que el tema ha comenzado a divulgarse con más amplitud.

Desde el punto de vista clínico la persona que se encuentra bajo esta parálisis está cognitivamente despierta, pero experimenta una paralización de todos los músculos, excepto los ojos y el diafragma respiratorio. También es usual la paralización de la laringe, lo cual inhibe el habla.

La duración es variable, generalmente corta, desde veinte segundo a diez minutos. Los síntomas que acompañan la parálisis del sueño son las alucinaciones hipnagógicas (alucinaciones auditivas, visuales y táctiles).

Sensación de angustia y terror

Todo esto genera una considerable angustia y temor: literalmente estás despierto pero el cerebro sigue sumido en el sueno. La parálisis del sueño genera pánico y, por consiguiente, el aumento de la frecuencia cardíaca. Los mismos científicos aclaran que es un fenómeno que le puede suceder a cualquiera, aunque reconocen abiertamente que muy poco se sabe sobre la fisiología de la parálisis del sueño. Este fenómeno ha sido plasmado en la literatura y el arte. Se comenta que “La pesadilla”, el óleo del pintor suizo Henry Fuseli, está inspirado en la popularidad que tuvo este tema entre los médicos de la época.

Como siempre, la ciencia descarta lo que no puede explicar, pero quienes experimentan la parálisis del sueño no la asocian con un fenómeno físico, sino paranormal. Su terror no está relacionado con el miedo a morir, sino con la presencia de algo –o alguien- extraño.

Los antiguos filósofos achacaban esos “ataques” a las indigestiones y recomendaban ayunar para controlarlos. Lo curioso es que tales experiencias, muy populares entre los siglos XV y XVII, ahora se asocian con abducciones alienígenas o experimentos intergalácticos. La búsqueda de una respuesta se “moderniza” con la experiencia humana.

Solamente en Estados Unidos se reportan anualmente más de 3 millones de casos de parálisis del sueño. Sus causas han sido atribuidas al estrés, cansancio, cambios repentinos de vida (muerte de un familiar, cambios de vivienda, divorcios, etc.) o incluso se considera una manifestación de la narcolepsia.

Pero en el plano paranormal, la parálisis del sueño ha sido asociada a entidades malignas que se aferran a nuestros cuerpos astrales. Es posible que estas entidades sean atraídas por la energía corrupta del viajante. Muchos aseguran que, más que un sueño, es una pesadilla terrible.

Mi cliente continuó su relato:

“En otra ocasión estaba parado frente a mi cama. Un hombre, un animal o algo muy poderoso me abrazaba con fuerza por detrás y no me dejaba moverme. Trataba de luchar y zafarme de aquella fuerza poderosa, pero no podía ni mover los brazos. Lo que sentía pegado a mi cuerpo era un animal peludo Me gruñía en el cuello. Eran gruñidos, estoy seguro, pero se mezclaban con palabras incoherentes, como en un idioma extraño. Por fin pude despertar. Salté de la cama y salí gritando de la habitación. Todo fue tan real que juraría que alguien –o algo- estaba allí para hacerme daño”.

Este no ha sido el único testimonio, desde mujeres que han comentado que han sido violadas y que amanecían con moretones en sus senos y las piernas, hasta otros los que sienten como esas entidades se ríen de ellos, les respiran en sus caras y los presionan contra el colchón.

Hay un caso curioso de un hombre llamado Mike Pike que afirma ser racionalista y escéptico, pero cansado de experimentar parálisis del sueño decidió colocar una cámara en su habitación para filmar lo que sucedía cuando dormía. Su comentario fue el siguiente:

Recientemente tuve una parálisis del sueño. Fui testigo de algún tipo de figura oscura a los pies de mi cama. Se quedó allí observándome, aunque no podía distinguirla, podía sentir y percibir sus malas intenciones. Fue la experiencia más aterradora de la vida. Lo único que quería era levantarme y gritar para conseguir alejarla de mí, pero no podía decir una palabra y perdí el control de mis músculos; estaba totalmente paralizado. Cuando revisé la filmación y vi las primeras imágenes no observé nada inusual, solo un ligero cambio en el indicador de la señal de audio. Continúe mirando el video. Mi corazón se detuvo cuando observé lo que pareciera ser una especie de fantasma o entidad evaporándose por encima de mi cama. Eso me asustó tanto que no he podido dormir más en mi habitación y nunca he encontrado una explicación lógica a lo que pudiera haber causado la imagen fantasmal”.

Es notable cómo las personas que sufren de la parálisis del sueño siempre relatan encuentros inexplicables con criaturas sobrenaturales, ya sean seres monstruosos, brujas y hasta extraterrestres practicándoles cirugías experimentales (nunca nadie me ha contado que fue visitado por Brad Pitt o Catherine Zeta Jones).

Como en la mayoría de los fenómenos paranormales, existe un estigma sobre el tema y muchos evitan contar sus experiencias por temor a ser ridiculizados o tildados de locos.

Aunque sientas estrés y angustia por lo que esta situación pueda ocasionarte, es muy recomendable mantener la calma; no es un trastorno mental, es algo pasajero. Por otra parte, considero que debemos aprovechar las parálisis del sueño y considerarlas como una oportunidad única de experimentar algo increíble: transformarnos en solo conciencia sin cuerpo y tratar de ver las cosas terribles como fascinantes.

Alina Rubi es astróloga profesional, certificada por la Asociación Americana de Astrólogos. Instructora espiritual, graduada en Psicología por la Universidad Americana Stratford. Practica lectura de cartas, interpretación de sueños, psicoterapia holística, regresiones, apertura de los registros akáshicos y quiromancia.

por:elnuevoherald


Comenta esta noticia:



.
.
.

.
.