Incontinencia urinaria, un problema en Puerto Rico tan extendido como la diabetes
Incontinencia urinaria, un problema en Puerto Rico tan extendido como la diabetes
Foto
.. _ _

Dos de cada diez personas en Puerto Rico padecen de incontinencia urinaria, un padecimiento médico que se encuentra entre las mayores causas de salud entre los puertorriqueños, junto con los problemas cardiacos, diabetes y cáncer, afirmaron este lunes a Efe varios médicos.

Según dijo hoy a Efe Marla Torres, una de las doce cirujanas colorectales o coloproctóloga que existen en la isla, la mayoría de los pacientes con incontinencia urinaria son mujeres mayores de 50 años.

La causa principal para que estas mujeres padezcan de la condición, según explicó Torres, es por el daño obstétrico que sufrieron estas al momento de algún parto y la falta de movilidad en su área pélvica.

En los hombres se debe a un problema neurológico por neuropatía diabética, agregó.

"Es tan prevalente" la incontinencia urinaria, afirmó Torres, que se ubica entre los primeros padecimientos entre los puertorriqueños, como la diabetes, que la sufren aproximadamente 600.000 ciudadanos de la isla.

"El problema es real. El problema de incontinencia es tanto un problema motor como neurológico y sensorial", aseguró la galena.

Según las estadísticas del Departamento de Economía y Sociales de las Naciones Unidas y el Censo de los Estados Unidos, las condiciones de incontinencia urinaria y fecal afectan a más de 50 millones de personas en los Estados Unidos.

Sin embargo, menos del 30% de quienes las padecen, lo hablan con su médico.


"Más del 54 % nunca lo va decir por pudor o vergüenza", aseveró Torres.

En el caso de la vejiga hiperactiva y la retención urinaria, 1 de cada 6 adultos en el mundo las padecen, afectando a más de 37 millones de personas.

"Las estadísticas en Puerto Rico las basamos con la de los estadounidenses, porque tenemos más o menos la misma problemática de salud en la comunidad y vemos que en los pasados cinco años la situación se ha hecho notar en la población de personas entre los 50 y 70 años", dijo Torres.

La experta relató que un estudio identificó que entre la 01.00 y 03.00 de la mañana es cuando más búsquedas por incontinencia fecal se hacen en Google, pues aunque en esas horas son las de mayor sueño para las personas, estas no pueden dormir por su preocupación a defecar en sus camas.

El primer síntoma de incontinencia fecal, dijo Torres, es el descontrol de flatulencias.

Estas personas, igualmente, se muestran preocupados en cómo van a salir de sus casas, hasta para trabajar, sin que se defequen encima.

Igualmente, estas personas tienen que gastar en ropa y pañales que tienen que ponerse para no hacer sus heces encima.

"Para ellos es una carga emocional. Hay pacientes que no salen a comer por escapes de heces fecales", contó Torres.

Para mitigar estos problemas, los médicos aconsejaban a sus pacientes que utilizaran un dispositivo neuroestimulador sacral (sacro de la columna vertebral) para controlar la incontinencia urinaria.

No obstante, en el año 2010 la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos aprobó dicho para mitigar la incontinencia fecal.

"Se ha hecho mucha investigación liderada por cirujanos colorectales y vemos que el paciente puede tener un control de heces fecales a través de una retroalimentación del sistema neurológico", contó.

Torres explicó que el dispositivo se ubica en el glúteo de la persona y trabaja como un generador que permite que el paciente tenga la sensación y el aviso de seguridad de que tiene que ir al baño.

"Este dispositivo o tratamiento nos ha abierto las puertas para este margen de seguridad y retornar a sus funciones normales", dijo.

Por su parte, la uroginecóloga (campo de la ginecología que trata desórdenes del piso pélvico que comúnmente son la incontinencia y prolapso pélvico) Daniela Carlos aseguró a Efe que el dispositivo ayuda a controlar la condición.

"El cambio es dramático. He tenido pacientes, de que después de ponerle el dispositivo, en su primera noche han podido dormir sin pararse 5 o 6 veces para ir al baño", relató.

Carlos, a su vez, sostuvo que alrededor de un 30 % de la población en Puerto Rico sufre de incontinencia urinaria y que de ese porcentaje, el 15 también padece de incontinencia fecal.

A su vez, indicó que aunque la edad promedio de las personas que sufren de incontinencia urinaria, ha tenido -al menos- dos pacientes de entre los 35 y 40 años.

Dijo además que aunque el daño obstétrico que sufrieron estas al momento de algún parto es la causa principal de la incontinencia urinaria, la obesidad es otra causante para sufrir de la condición porque "ponen peso" en varios órganos, como los músculos de la vagina, la vejiga, la matriz y el recto.

EFE

 


(RT ads)


.
.

.
. ads