ADVERTISING
ADVERTISING
Tu Revista Social

Publicado: Mayo 27,2020 11:19am

"Para la mayor parte de los países del continente, éste no es el momento de flexibilizar las restricciones ni de reducir las estrategias preventivas, sino de permanecer fuertes, seguir vigilantes y aumentar agresivamente las medidas de salud pública”, afirma la doctora Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

A su juicio, se deben mantener "las restricciones probadas por otras regiones. Apliquemos este conocimiento a nuestro contexto. Es el momento de la acción, no de la diversión. La vida y bienestar de millones de personas en nuestra región dependen de ello”, enfatizó.

"Nunca habíamos visto una relación tan nefasta entre una enfermedad infecciosa y los padecimientos crónicos”, afirma la doctora Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), quien considera que aún no es el momento de flexibilizar las restricciones en la mayor parte de las naciones de América.

Eso, toda vez que el epicentro de la pandemia de Covid-19 se ha trasladado a América Latina, región que sobrepasa a Europa y Estados Unidos en el número diario de infecciones reportadas por coronavirus.

De acuerdo con los datos de la OPS, hasta el 25 de mayo se reportaban más de 2,4 millones de casos y más de 143 mil muertes debidas al Covid-19 en América.

Además, en la última semana América Latina sobrepasó a Europa y Estados Unidos en el número diario de infecciones de coronavirus registrados, aunque se sospecha que los números reales son mayores de los que se documentan.

Dos de los tres países con más casos están en este continente: Estados Unidos y Brasil. "No hay duda, la región se ha convertido en el epicentro de la pandemia”, puntualizó Etienne, quien dijo que es especialmente preocupante Sudamérica por el número de casos nuevos reportados la semana pasada en Brasil, que fue el más alto en un período de siete días desde que comenzó la pandemia.

Perú y Chile también han dado cuenta de una alta incidencia, señal de que la transmisión aún se acelera.

"La lucha contra las enfermedades no transmisibles debe ser parte integral de la respuesta al Covid-19 en América Latina”, dijo también la directora de la OPS en una conferencia de prensa virtual para actualizar la situación de la pandemia del coronavirus en el continente.

La doctora destacó el impacto desproporcionado de ese virus en personas que sufren enfermedades crónicas, como hipertensión, padecimientos cardiovasculares, diabetes, cáncer, asma y otros males respiratorios, además de obesidad.

"Nunca habíamos visto una relación tan nefasta entre una enfermedad infecciosa y las enfermedades no transmisibles”, señaló, manifestando una gran preocupación dada la alta incidencia de esos padecimientos en la región.

Etienne recordó que los estudios en China revelaron que más del 28% de los pacientes con cáncer que contrajeron Covid-19 murieron, comparado con el 2% del total de pacientes. "En América Latina y el Caribe hay 1,2 millones de personas con cáncer”, apuntó.

En cuanto a la diabetes, precisó que las investigaciones indican que quienes la sufren duplican la posibilidad de desarrollar una enfermedad grave o morir. En América hay 62 millones de personas con diabetes.

"Una de cada cuatro personas en el continente corre un mayor riesgo de tener un mal resultado del Covid-19 debido a las enfermedades crónicas subyacentes”, subrayó y agregó que la pandemia ha interrumpido la rutina de los servicios sanitarios con los que cuentan los pacientes de enfermedades crónicas para controlar el padecimiento.

A esto se suma que los cierres de actividades han dislocado las cadenas de suministro y distribución de medicamentos y productos de salud en algunos países, agudizando así el peligro que corren esos pacientes.

"Esta situación puede provocar enfermedades graves o muertes a causa de males que sabemos cómo tratar. Este desafío debe ser abordado agresivamente por los sistemas sanitarios. De no hacerse así, enfrentaremos una epidemia paralela de muertes prevenibles de las personas con enfermedades crónicas”, advirtió.

En este sentido, urgió a los países a no descuidar el tratamiento de enfermedades crónicas, recalcando que antes de la pandemia de Covid-19, el 81% de las muertes en la región se debían a esos padecimientos y que el 39% de las defunciones se consideraban prematuras.

La directora de la OPS añadió que la pesada carga de las enfermedades no transmisibles unida a la pandemia de Covid-19 ha puesto a prueba la resiliencia de los sistemas de salud.

La OPS proyecta semanas muy difíciles por venir en la región, con un aumento alarmante de los casos y las muertes. Estima, por ejemplo, que para el 4 de agosto Brasil llegaría a 88,300 decesos por Covid-19, mientras en Perú la cifra se ubicaría en 13,000. 

-INS

ADVERTISING
Noticias que te pueden interesar:
.
.