Texas ejecuta a un hombre por asesinar a dos mujeres ancianas en 2003
Foto

El estado sureño de Texas ejecutó este miércoles a Billy Crutsinger, un hombre condenado a muerte por asesinar a una mujer de 89 años y a su hija de 71 durante un robo en 2003.

A Crutsinger, blanco de 64 años, le declararon muerto a las 18.40 CT tras recibir una inyección letal en la prisión de Huntsville (cercana a Houston), según notificó el Departamento de Justicia Criminal de Texas.

Sus últimas palabras fueron: "Hay mucho de esto que no entiendo pero el sistema no es completamente correcto. Tampoco es completamente erróneo, es algo que hay que hacer hasta que surja algo mejor. Estoy en paz y puedo vivir con ello".

"Voy a extrañar esos panqueques y esos programas de televisión en blanco y negro. A donde voy, todo es de colores", añadió el reo, que pasó los últimos 16 años en el corredor de la muerte.

Crutsinger conoció a las que serían sus víctimas -Pearl Magouirk (de 89 años) y Patricia Syre (de 71)- cuando hizo trabajos de pavimentación para la iglesia a la que ambas iban, en la ciudad de Fort Worth (próxima a Dallas), según artículos de la época.

Madre e hija le ofrecieron trabajo en su casa, pero Crutsinger optó por asesinarlas a puñaladas y robar en la vivienda.

El suceso ocurrió el 6 de abril de 2003, pero las autoridades no descubrieron los cuerpos hasta dos días después.

Transcurrieron otras 24 horas hasta que dieron con el paradero de Crutsinger en un bar de la ciudad costera de Galveston, a más de 300 millas de Fort Worth, al rastrear la actividad de la tarjeta de crédito de Syre.


Crutsinger confesó el crimen -aunque después se retractó- y las pruebas de ADN también fueron concluyentes en su contra. Fue condenado a muerte ese mismo octubre por un jurado que tardó menos de dos horas en deliberar.

La de hoy fue la quinta ejecución ocurrida en Texas en 2019 y la número 14 en todo el país.

Desde que el Tribunal Supremo restituyó la pena capital en 1976, han sido ejecutadas 1.504 personas en Estados Unidos, 563 de ellas en Texas, más que en ningún otro estado.

Este estado sureño tiene programadas otras diez ejecuciones antes de que finalice el año, la próxima la del hispano Mark Soliz, este 10 de septiembre.




.
.

.
.