Comprar con bitcoins: usar criptomonedas para adquirir una casa
Foto

La aparición de la tecnología blockchain y de las criptomonedas ha supuesto uno de los mayores avances en el mundo digital en los últimos años.

Aunque el Bitcoin y el resto de monedas digitales siguen siendo confusas y desconocidas para la mayoría de la gente, su uso está cada vez más extendido y es posible que llegue el día en que su presencia sea tan habitual como la de las divisas tradicionales que llevan siglos entre nosotros.

Para los no iniciados, las criptomonedas se consideran una mercancía de intercambio con una volatilidad muy elevada. Todos nos acordamos cuando el Bitcoin alcanzó su máximo histórico en diciembre de 2017, con un valor de 19.800 $, para caer por debajo de 11.000 $ en apenas unas semanas. A principios de junio de 2019, un Bitcoin tenía un valor de 7.900 $.

Sin embargo, se pueden usar criptomonedas como Bitcoin, Ethereum, Litecoin y otras para pagar por cada vez más cosas de la "vida real".

Más de 100.000 comerciantes de todo el mundo, incluidos Microsoft y Overstock, aceptan monedas digitales como método de pago. Ahora mismo, podrías pagar tus vuelos y vacaciones en empresas como Cheap Air con criptomonedas, así como adquirir entradas y merchandising de los Sacramento Kings y de otros equipos de la NBA. También puedes jugar al casino online con Bitcoin. Y la lista no deja de crecer y crecer.

Cómo funcionan las compras con Bitcoin

En un escenario así, era casi inevitable que las criptomonedas entraran también en el mercado inmobiliario. Pero ¿cómo funciona el proceso cuando se trata de adquirir una casa?

Básicamente, solo se necesita una cosa para que una transacción inmobiliaria se complete usando criptomonedas, y es que las dos partes (el comprador y el vendedor) elijan dicho sistema como método de pago.

Aunque todas las monedas están sujetas a las fluctuaciones del mercado, la volatilidad del Bitcoin y del resto de criptomonedas exige que las partes acuerden de antemano el valor de dicha divisa para poder realizar la compraventa.

En caso de que el vendedor quiera convertir los bitcoins en dólares, podría usar un servicio como Bitpay, que es el sistema que utilizó el vendedor del primer inmueble adquirido con bitcoins (en Austin, Texas, EE. UU.) para determinar el precio final.

Riesgos de la operación

Por supuesto, las dos partes asumen un gran riesgo con una operación así debido a la inestabilidad actual del valor de las divisas digitales. Imagina por un momento que hubieras acordado la venta de una casa de 500.000 $ cuando el Bitcoin tocó su máximo histórico de 19.800 $. Hubieras recibido aproximadamente 25 bitcoins a cambio.

Si los hubieras convertido inmediatamente en dólares, te habrías salvado, pero si hubieras decidido quedarte con los bitcoins, ahora valdrían un 60% menos. Por supuesto, existe la posibilidad de que vuelvan a recuperar su valor, pero dada la naturaleza no regulada de esta divisa y la falta de un banco central, es imposible predecir de forma precisa qué valor tendrá en un futuro.

A pesar de los riesgos, muchos promotores y vendedores han empezado a publicitar sus inmuebles en bitcoins.

Un promotor con sede en la Isla de Man, en la costa del Reino Unido, anunció en 2017 una promoción de 325 $ en Dubái y animó a los compradores a pagar con bitcoins.

Mientras tanto, las empresas inmobiliarias de Estados Unidos (desde Texas a Florida y Nueva York) aceptan ya el Bitcoin como método de reserva y pago. Y este mismo sistema se usa también en ciertas promociones inmobiliarias en Bali (Indonesia).

¿Son las criptomonedas el futuro?

Si hablamos de los impuestos aplicables, es probable que sean los mismos que se aplican a las transacciones con monedas tradicionales, en el sentido que los impuestos dependen del país en el que se adquiere la propiedad.

Actualmente, las transacciones inmobiliarias con criptomonedas solo pueden completarse íntegramente, sin hipotecas de por medio. Ethereum anunció en marzo que tiene pensado desplegar este verano un sistema de hipotecas a través de su startup Fluidity.

"Vamos a tokenizar la casa, que efectivamente fungirá como garantía del proceso”, explica Todd Lippiatt, arquitecto jefe de Fluidity. "Estarás ofreciendo el inmueble y obtendrás un préstamo en dólares”.

Por ahora, la volatilidad y la imprevisibilidad de las criptomonedas suponen un gran riesgo para la gente que no está familiarizada con esta industria.

Sin embargo, para los expertos, la posibilidad de usar criptomonedas en el mercado inmobiliario es uno de los mayores avances de los últimos años. Cuando las divisas digitales mejoren y su uso se normalice, llegará el día en que el pago con criptomonedas será tan habitual como el pago con monedas tradicionales.




.
.

.
.