“Aténgase a lo resuelto por este tribunal”. Supremo da regaño a Yulín en caso de despido injustificado
Foto

La alcaldesa de San Juan, quien ha perdido más de 10 demandas por despidos injustificados, fue regañada otra vez por el Tribunal Supremo de Puerto Rico luego de que el equipo legal de esta, continuará insistiendo en no acatar la orden de tres foros diferentes CIPA, tribunal apelaciones y ahora el Supremo de devolver a su empleo al inspector Heriberto Pagán.

El inspector fue expulsado arbitrariamente. La alcaldesa, que al parecer solo respeta los derechos constitucionales de ella y sus amigos, intervino en un "vacilón” de WhatsApp de varios policías que lo hacían en su tiempo libre.

Como si se tratara de una dictadura,  Yulín irrumpió en este chat privado de los agentes en su tiempo libre y se molestó por un "meme” que se publicó en el chat y por tal razón despidió al inspector.
Los ciudadanos en San Juan no solo tendrán que pagar los 2 años de sueldo que dejó de devengar este inspector, sino que también la demanda que fue radicada contra el municipio de San Juan.

Como si fuera poco, la alcaldesa ha invertido más de 20 mil dólares en abogados intentando apelar a diferentes foros luego que la CIPA determinara que tenía que devolver al inspector a sus labores.
A sabiendas que no tenía base para continuar apelando la decisión, esta ordenó continuar apelación en el tribunal de apelaciones dos veces, al igual que en el Supremo; dos veces a tal nivel que el Tribunal Supremo, el pasado 10 de mayo, recalcó que la decisión era la última, y que tenía que atenerse a ella.
Al igual que en este caso, la alcaldesa gasto miles de dólares en apelaciones en el despido injustificado del agente municipal Casanova donde, al igual que en este caso, el tribunal advirtió al municipio que no podría continuar apelando la decisión.

El agente municipal Casanova fue restituido el pasado mes luego de largos años de gastos legales del municipio para complacer el "berrinche” de la alcaldesa y que no quería acatar la orden de restitución del agente.

Ahora el municipio se expone a multas que tendrían que pagar los ciudadanos por el berrinché de la alcaldesa de no querer restituir al inspector que despidió ilegalmente, multas que pagarán los ciudadanos.

Vea la sentencia del supremo.




.
.

.
.